Content

23 de mayo de 2015

2015-05-23 Francas - Santes Creus

Después de anular la salida del Montnegre por ser demasiado exigente para el resfriado y tos que llevaba que no me dejaba apenas coger aire, decidí ir a Tarragona. 
Hablo con Cristóbal y le digo de hacer algo suave, mas bien con poca pendiente que me dejara respirar bien. 
Al final decido ir al monasterio de Santes Creus, perteneciente a la famosa ruta del Cister, Cristóbal me acompañará un tramo que luego debe volver pronto. 

Salimos a las 6:30 y el track empieza a hacer de las suyas, nos mete por unos senderos casi inexistentes que el paso del tiempo los había anulado. Luego sigue con mucha carretera de asfalto y también rural. Pasado un rato empezamos a subir un tramo muy duro y constante de carretera para ir por el peor lado al Pantano de Gaià.



Seguimos el camino por pista interior de la zona del Pantano (el track no coge los senderos, grrr) y seguimos por Argilaga hasta Renau donde Cristóbal decide volverse por Salomó, luego ya explicaré su hazaña, jejeje.

A partir de aquí sigo solo, todavía me falta unos 16 kms para llegar al Monasterio y para un sendero que me vuelve a meter el track, me pierdo pues no había salida por donde marcaba y aparezco unos 400 mts mas arriba donde al final encuentro una carretera que  me enlazará con el maldito track.

Aquí el culo ya me empieza a doler, la bici que llevaba era la Mérida que hacía mas de un año que no cogía y lo estaba notando, también la rodilla empezaba a marcarme el dolor.

Sin hacer mucho caso sigo adelante, ya estaba muy cerca y no quedaba mas que eso, llegar.





A unos 200 mts bajando por la pista diviso el Monasterio, foto y me decido a seguir.


Antes de guardar el móvil veo un mensaje de Cristóbal, se ha perdido, no sabe como salir y lleva rato pateando a pie intentando encontrar algo conocido, además se esta quedando sin batería y ha enviado localización a su hija y me la envía también por si acaso. Me quedo extraño, y sin saber como reaccionar, decido no enviarle mas mensajes para no gastarle la batería y creo que confié que lo recogería la family, preocupado pero seguí hasta el Monasterio (50 kms). Ahora pienso que debía haber llamado a su familia para asegurar que lo habían entendido, pero en ese momento no coordinaba bien, me sabe mal no haberlo pensado.



Allí decido parar en un bar y tomar medio bocata y una cola, estaba bastante cansado y el calor ya empezaba a apretar.

Suena el móvil y era un mensaje de Anna, me dice que ya han recogido a su padre, al parecer Cristóbal pudo contactar con ellas por el reloj-phone, su reciente adquisición que ya ha tenido su utilidad, me alegro, chateo un rato con ella que hacia tiempo no veía y me decido a volver, ya son las 11:15h y se hace tarde, todavía me quedaban otros 50 kms de vuelta . . .

La rodilla cada vez se queja mas y he de aflojar el ritmo, además ya no se donde sentarme del sillín, duele todo, parece mentira pero echo de menos el sillín de carbono de mi Olympia, jejeje. Ahora entro en unos senderos muy guapos, cortados por unos puentes de madera que dudo que nadie los pase en bici, vaya balanceo tenían . . .



Después el track me vuelve a llevar por la maldita carretera, poco transitada por no decir nada, pero es asfalto . . .
Voy alternando entre asfalto y pista ancha hasta lo mejor de la ruta (aparte de llegar al Monasterio de Santes Creus que era el objetivo) llego de nuevo a la zona del pantano de Foix pero por el lado opuesto y . . . ahora sí, unos corriols muy guapos que tendré que recortar del track y aprovecharlos para otros días. Muy guapos y rápidos.

Pasado el pantano, sigo por pista hasta encontrarme el rio Gaià que en un punto ya no puedo hacer otra cosa que rodar sobre él. Hoy seguro era un día que habían abierto un poco la presa por el acuerdo que tienen con los vecinos de la zona para recuperar el río, pues el agua me llega a los pedales y cada pedaleo me empapo las botas, que fría estaba el agua!!!.
Curiosamente se me cruza mama-pato con 4 crías delante mío, cruzan nadando el río y siguen su marcha, me quedo flipando y por querer hacer la foto casi se me cae el móvil al agua.


Salgo del rio después de unos 300/400 mts sobre él y acabo algo mas tarde en Ardenyà donde paro a remojarme toda la cabeza en la fuente, ya voy en la últimas y todavía me queda un trozo.

Después de un buen rato ya veo las señales de Torredembarra, decido pasar del track que me llevaba por la variante de la N340 y me voy hasta casi la playa, desde allí a Creixell y como ya voy sin fuerzas paso de los senderitos que conozco de la zona y sigo por la carretera hasta por fin llegar a casa a las 13:50h.

Total 94 kms, destrozado, pero contento por el objetivo conseguido.

El track está claro que solo se puede aprovechar unos 4 kms como mucho, el resto habrá que buscar alternativas que seguro las encontramos . . .

A la tarde veo a Cristóbal y está bien, me alegro y me extraña mucho que se perdiera pues él controla un montón el tema, seguro lo pasó fatal, pero ahora ya pasó todo.

Como anécdota, por la tarde tuve que ir a la Farmacia a buscar una pomada para mis posaderas, que estaban casi en carne viva, jejeje.

El resfriado casi no lo he notado, las pendientes no eran muy extremas ni rompepiernas, además entre la rodilla y el culo tampoco podía apretar mas, ni pensar en nada.

El resto de las fotos en:
https://www.flickr.com/photos/99813484@N07/sets/72157653339481665

4 comentaris:

  1. Esos puentecitos los pasamos haciendo la pedals del Cister, que recuerdos...

    ResponderEliminar
  2. Buena crónica y buena salida y más yendo solo casi todo el camino. Yo sólo no podría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanfra, podrias perfectamente, no tiene nada la salida, solo muchos kms solo. A veces es bueno para despejar la mente . . .

      Eliminar
    2. Juanfra, podrias perfectamente, no tiene nada la salida, solo muchos kms solo. A veces es bueno para despejar la mente . . .

      Eliminar

Buscar

Popular Posts

Text Widget

Suscripció per e-mail

Visitors

Seguidors